• Rodrik

El Día en que Cambié a mi Padre por Dos Peces de Colores

Cuando un niño cambia a su padre por dos peces de colores no se imagina las consecuencias y complicaciones que tendrá. Al fin y al cabo no es el único que puede intercambiar sus cosas y, cuando su madre le dice que tiene que traer a su padre de vuelta a casa, es más fácil decirlo que hacerlo.


El Día en que Cambié a mi Padre por Dos Peces de Colores